Autor Articles i estudis
25 Novembre 2015 a 16:00

La sonrisa

Se tu propio fan

42

Hoy, me duele un poquito el pecho, sí, me duele de esa manera en que notas que necesitas una caricia en el alma, de esa en que tus ojos a la vez, expresan el malestar que llevas dentro, de esa en que… aveces duele.

Me duele, pero no me vence, me duele y me recuerda que estoy viva y siento, me duele diciéndome que debo reflexionar, pensar, sopesar… y agradecer a la vida que me duela porque es un modo de hacerme sentir que vale la pena dejarse por unos minutos, no demasiados, llevar por ese pequeño dolor.

Y dejarse llevar, es ir a ese lugar donde uno se cuestiona el porqué de ciertas cosas, con tranquilidad, con calma, con una actitud desprendida, sin egoísmo, sin obsesión, sin nada más que el deseo de alejar el dolor sabiendo, que hay un porqué y que ese porqué viene a mí con este pinchacito para recordarme que dejé pendiente algo, dejé por resolver alguna cosa, dejé a medias alguna cuestión. Viene a mí para que no me descuide, para que al contrario, me cuide, me quiera, me haga mejor.

Ese dolor que muchos hemos sentido, ese que tiene nombre y apellidos en muchas ocasiones, hoy, os quiero decir, que no tiene más que uno, el vuestro. Ese dolorcillo torpe que nos ahoga y que va a dejar de hacerlo en cuanto nos lo propongamos, no debe ocupar el lugar que no le corresponde, porque nos limita, nos entorpece, nos lesiona la sonrisa y yo hoy, como siempre, soy fan de los que positivamente creen que hay que llevarla, siempre puesta!!!

Mónica Hidalgo 

www.apercuore.com

Switch to mobile version