Autor Món animal
25 Gener 2016 a 18:00

Sin habituación no hay …. Perro en el transportín

Sin habituación no hay …. Perro en el transportín // Imatge Indicans

Sin habituación no hay …. Perro en el transportín // Imatge Indicans

Como todo proceso, el ritmo y la progresión de la habituación al transportín por parte de cada perro serán diferentes. Por ello, los pasos sugeridos deberán adaptarse a las características individuales. Al principio, le propondremos sesiones cortas (de unos minutos) de interacción con el nuevo objeto para poco a poco ir aumentando este tiempo.

  • Colocaremos el transportín en un lugar tranquilo de la casa. En caso de que nuestro perro se muestre inseguro ante el objeto completo, podremos empezar sólo con la parte de a bajo, a modo de bandeja, o empezar sin la puerta.
  • Para empezar, pondremos dentro del transportín algunos premios para que nuestro perro entre voluntariamentea buscarlos. Deberá poder salir con total libertad.
  • Cuando el perro entre y salga de forma fluida podremos empezar a decir en voz alta una palabra, como “dentro”, a la vez que el perro va en busca de sus premios. También podremos añadir la puerta y habituarle a su presencia.
  • Cuando tenga superados los pasos anteriores podremos empezar a premiarle por permanecerdentro por un tiempo. Para ello, una vez haya entrado le premiaremos a través de los agujeros de la puerta, sin llegar a cerrarla del todo, y abriremos pasados unos segundos dejándole salir con libertad. Repetiremos el proceso hasta veamos al perro preparado para cerrar del todo la puerta,  antes de premiar y abrir de nuevo.
  • A partir de este momento, podremos empezar a administrarle Kongsrellenos, huesos comestibles, su ración de pienso u otros elementos que permitan que asocie el hecho de estar por un tiempo en el transportín con el consumo de alimentos y extras. Mientras esté ocupado, poco a poco iremos pasando de estar cerca del transportín a irnos desplazando, saliendo de su campo visual por un tiempo gradualmente cada vez mayor. Es importante que si en algún momento llora o ladra, deberemos esperar a que este comportamiento cese para abrir la puerta de nuevo.
  • Para asociarlo con momentos de tranquilidad, podemos empezar a pedirle que se quede en el transportín cuando anticipemos que será más capaz de relajarse y descansar.
  • Una vez escoja él mismo ese lugar para descansar, entre en él sin inseguridades y permanezca dentro durante un tiempo sin ningún problema, podremos empezar a dejar a nuestro perro en él mientras nosotros hacemos salidas cortas(gradualmente pueden irse alargando en el tiempo).
  • También podemos empezar a llevarlo en el coche(desde salidas cortas hacia un destino interesante hasta salidas más largas, gradualmente).

Recordamos que el transportín debería utilizarse durante un tiempo limitado (máximo 4 horas) y nunca considerarse un recurso fácil a la hora de castigar a nuestros perros. También debemos tener en cuenta que si nuestro perro presenta muchos problemas para adaptarse a esta herramienta deberemos consultar a un profesional cualificado para ayudarnos a llegar a la causa de esta situación.

Para saber para qué puede ser útil este aprendizaje puedes consultar: ¿Transportín or not?

Silvia Rodellar

Indicans

Switch to mobile version